El término “frase de impacto” ya lo dice todo: es necesario ser fuerte y fácilmente memorable, al punto de ser adictivo. Para alcanzar eso algunos elementos pueden ser trabajados en un slogan.

Primeramente, debe ser corto. La intención es que logre ser grabado rápidamente y es mucho más difícil memorizar frases largas, ¿verdad?

Para optimizar la memorización, se recomienda utilizar palabras que son absorbidas sin dificultad. Es decir, nada de usar términos solo porque son elegantes. No se trata, únicamente, de fijar el mensaje, el objetivo es fijar la marca.

Otro atributo de un slogan es ser como una invitación para el consumo. Por lo tanto, debe corresponder a las expectativas que tu negocio es capaz de atender. Por eso, sé honesto e incluye los objetivos de la marca de acuerdo con su funcionalidad.

Categorized in: